martes, 17 de junio de 2014

Calcetines

El año pasado me auto impuse el reto de tejer un par de calcetines al mes durante todo el año. No empecé mal y hasta abril lo cumplí a rajatabla. Pero llegó mayo y empecé el par de rayas grises para un pie del nº 46... qué largo se me hizo!!! Tan largo que pasó el mes y no los acabé. Aunque en junio empecé el par correspondiente a ese mes, pero de nuevo la pereza me pudo y también quedaron a medias. Así que para animarme un poco bajé el nivel del reto y el tamaño de los pies y me puse a hacer calcetines para pies pequeñitos. Qué diferencia!!! Eso sí que era avanzar!!! Llegué a hacer tres pares, así que ahora puedo enseñaros los calcetines de mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Ahí terminó el reto de 12 meses, 12 pares de calcetines.


Los calcetines del mes de mayo están empezados desde la punta con una técnica que no había probado hasta el momento: el talón va tejido al final del todo. 


A los calcetines de junio no les falta ni un solo color. Tardé tanto en acabarlos que se pasó el invierno sin estrenarlos. 


En julio empecé este mini par. Lo acabé de tejer antes de darme cuenta. 


Para el mes de agosto volví a usar la lana que había usado para mi par de junio, pero estos también fueron más rápidos de tejer. 


Y finalmente el par de septiembre: con lana un poco más gruesa y agujas también más grandes. Lo mismo que los de los dos meses anteriores, estos también se tejieron en nada.


Al final fueron nueve pares en doce meses, me faltaron tres pares más para terminar mi reto, pero estoy satisfecha con el resultado.


jueves, 12 de junio de 2014

En mis agujas X

A pesar de que en las últimas entradas he ido enseñando bastantes cosas terminadas, creo que aún son más las que tengo empezadas.

Esta chaqueta, a la que le falta una manga y los bolsillos, que irán en un verde más oscuro, es para Hugo. Espero terminarla antes de que nazca.


Con vistas a estrenarla este verano, empecé el mes pasado esta chaqueta de algodón en rayas de dos colores para mí. Podré terminarla a tiempo??? 


Este proyecto ya lleva en mis agujas bastante más tiempo: desde agosto del año pasado. Es un chal de mi diseñadora favorita, Veera Välimäki: el Color Affection. Querría tenerlo listo para el próximo invierno porque me queda muy poquito para terminarlo. 


Está tejido con tres colores de la alpaca de Drops: dos grises y un rosa. 


Ahora sólo queda la última parte, en la que se combinan las rayas de los tres colores más una franja más ancha del gris más oscuro.  


Y por último, una chaqueta para mí tejida con el mismo color rosa del anterior chal y aguja del 2,5. Este sí que es un proyecto a largo plazo porque ese grosor de lana tejida con ese grosor de aguja hacen que la labor crezca muy despacio. 


De momento tengo parte del cuello, tejido en punto de arroz. 


lunes, 9 de junio de 2014

Ziggy Lapghan

Esta labor es una de las que más he disfrutado desde que sé tejer. Es mucho más sencilla de lo que parece y también se teje más rápido de lo que pensaba al principio, a pesar de que yo usé una lana fina (Bambini de Lanas Stop) y agujas del nº 3.


El patrón es gratuito y a pesar de estar en inglés, no tiene ninguna dificultad: es el Ziggy Lapghan.


Además de que se pueden hacer mil versiones de ella cambiando el tipo de lana. 


Yo utilicé colores vivos, quizá poco usados para un bebé, pero ya veis que todo lo que estoy haciendo para Hugo se aleja de los típicos modelos de bebé que se han tejido siempre. 


Cada color lleva unos 25 grs., 12 vueltas, y va separado por un par de vueltas de color blanco. Al final utilicé 10 colores diferentes, más el blanco que los va separando. 


Es un patrón que no me importaría repetir con lana más gruesa para hacerla más grande.   


jueves, 5 de junio de 2014

Linnie

Y sigo con las rayas... sí, obsesión total... os enseñaré alguna cosa más con rayas, jeje.

De nuevo también un patrón gratuito de Ravelry muy sencillo de tejer que además permite aprovechar restos que hayan sobrado de otras labores para tejer la parte del canesú: el Linnie.


Yo usé un blanco con dos tonos de verdes y luego lo combiné con el gris. Sí, tejo mucho en gris, qué sería de mí sin el gris??? 


También está tejido desde el cuello, pero esta vez con punto musgo que creo que queda perfecto en prendas de bebés y niños. 


Modifiqué un poco el patrón original para hacer las tiras de los ojales y de los botones a parte.


lunes, 2 de junio de 2014

Más rayas

Sobre el patrón de la entrada anterior hice una pequeña modificación para pasar de chaqueta a jersey, es decir, cerré la parte de los botones y tejí en redondo, pero el sistema es el mismo: empezar a tejer por la parte de arriba, aumentos en los ranglanes, tejer primero el cuerpo y luego las mangas.



Aunque en este caso, para poder usarlo más cómodamente, le dejé abierta un poco la espalda con tres botones de nácar. 


Me gustan las rayas, se empieza a notar??? 

jueves, 29 de mayo de 2014

Esperando

Todo empezó hace unos meses... exactamente, hace ocho meses y medio... yo quería tejer, necesitaba tejer, pero el sueño me vencía, el cansancio podía conmigo y mis labores no avanzaban tanto como deberían avanzar, además de que se acumulaban nuevos proyectos iniciados con muchas ganas y que me hacían tener muchos remordimientos por irlos amontonando sin terminar. Pero el tiempo pasa, pone cada cosa en su sitio y, por fin, pude ir poniendo orden entre una labor y otra para irlas terminando

Porque el tiempo corre, vuela y lo que al principio me parecían muchos meses, ahora puedo decir que han pasado rapidísimo: sí, sólo quedan tres semanas, más o menos que al final será él quien decida, para que nazca Hugo, mi bebé.

Este fue el primer proyecto que empecé para él: el Little Coffee Bean Cardigan, un patrón gratuito, aunque en inglés, que podréis encontrar en Ravelry.


Se empieza tejiendo por la parte de arriba, justo como a mí me gusta para que luego no haya que hacer ninguna costura: más cómodo para el bebé, menos engorroso para mí. 


Después, se distribuyen los aumentos a los dos lados de los cuatro ranglanes y se tejen en todas las vueltas del lado del derecho hasta las sisas, en este caso alternando dos vueltas de cada color. 


Después se guardan los puntos de las mangas y se teje únicamente la parte del cuerpo. Al terminarlo se retoman las mangas. 


Lo último son las tiras de los botones y los ojales que se tejen recogiendo los puntos de los dos delanteros. 


Como ya he hecho más veces, la chaqueta está tejida con la calidad Bambini de Lanas Stop. Me gusta mucho el resultado de esta lana y lo suave que queda ya con el primer lavado.

Hay más cosas tejidas para Hugo... poco a poco os lo iré enseñando todo. Incluso he vuelto a coser también para él, que hacía mucho que no tocaba la máquina de coser.


martes, 28 de enero de 2014

De nuevo Zen

Pocas veces he empezado un proyecto con tantas ganas para luego dejarlo tan aparcado, pero el punto bobo es lo que tiene: es aburrido como él solo.


Si no recuerdo mal, creo que fue en agosto cuando empecé a tejerle esta chaqueta a mi sobrina y tejí, tejí y tejí con muchas ganas y mucho miedo. 


Destiné al proyecto cuatro ovillos de lana que tenía en casa pensando que me llegaría e incluso sobraría. Pero el punto bobo se come mucha lana y sólo el cuerpo se llevó tres ovillos enteros, apenas sobraron unos 10 grs. En cuanto vi que no iba a poder terminar las mangas con lo que tenía, un único ovillo, me fui a buscar a la tienda para ver si les quedaba alguno más o la chaqueta terminaría siendo chaleco. 


Tuve una suerte inmensa: les quedaba un sólo ovillo de esta tintada porque la siguiente remesa que habían recibido no se parecía en nada!!! Incluso se podría decir que era un azul distinto. 


De ahí en adelante ya pude tejer un poco más tranquila, tenía un ovillo para cada manga y estaba segura de que me llegaría, como así fue. Me sobró muy poquito, pero pude terminar la chaqueta. 


El patrón que utilicé lo podéis encontrar en Ravelry. Es el Zen Cardigan, de una diseñadora española, y que ya tejí en otra ocasión modificándolo un poco. Esta vez lo he tenido que adaptar a la talla de la niña, que tiene nueve años, porque en el patrón encontraréis indicaciones para tejerlo hasta 24 meses. Me encanta este patrón, lo tejería una y mil veces, de hecho tengo otro más en mis agujas en talla de bebé y que es al que más tiempo estoy dedicando ahora. Aquí veis el inicio. 


El toque final lo han dado estos botones de madera grabados. La dueña de la chaqueta está encantada y creo que, si pudiera, hasta dormiría con ella puesta... así da gusto tejer!!!!! jajaja.


viernes, 24 de enero de 2014

Volviendo

Llevo tanto tiempo sin actualizar el blog que no sé si recordaré cómo se hace... estos tres meses han pasado más rápido de lo que parecía y aunque no he tejido todo lo que hubiera querido, sí que han salido algunas cosas de mis agujas.

En unos días nacerá mi sobrino y no podía ser que el niño llegara sin algo hecho por su tía.


De las primeras cosas que pensé en tejerle (aunque no la primera que le tejí) fue esta chaquetita: el Puerperium Cardigan, un patrón gratuito de los más famosos de Ravelry, que incluso tiene traducción al español y que hemos hecho 4.158 tejedoras.


Yo modifiqué un poco las indicaciones del patrón para poner otro tipo de aumentos porque me gusta más este resultado.


Utilicé lana en color blanco junto con un ovillo en varios tonos de azul para las rayas que le dan la gracia a la chaqueta.


Es un modelo diseñado para facilitar la tarea de vestir al bebé, sobre todo a los padres primerizos y sé que mi hermano me lo agradecerá, jeje. 


Proyecto que repetiré sin duda porque se tarda muy poco en tejerlo. 


Buscando entre mis patrones, vi este chaleco que admite un montón de modificaciones, sugeridas incluso en el propio patrón. 


Es el Milo, esta vez un patrón de pago, pero que merece la pena porque está en muchas tallas.


Yo me decidí por una combinación de ochos que, si os fijáis bien, forman un búho. 


Lo más difícil ha sido captar el color real de la lana con la cámara de fotos. Creo que el más parecido es el de la primera foto. 


Al final sólo me dio tiempo a tejerle tres cosas porque no paro de liarme con proyectos nuevos. En este enlace podéis ver mejor la chaqueta gris que aparece en esta foto y que ya le había tejido a principios del verano. 

miércoles, 23 de octubre de 2013

Algo plateado

Gris plata... botones verdes... igual dicho así, suena un poco raro, pero el resultado creo que no es tan malo, no? De hecho, a mí me encanta cómo ha quedado.


Esta chaqueta fue mi proyecto del verano y la tejí en un kal que organizó La maison bisoux. Creo que es la primera vez que me apunto a un kal y lo sigo hasta el final. Me dio un poco de guerra encajar el calado en mi talla, pero tras tejer y destejer un par de veces lo conseguí. 


Una de las peculiaridades de este patrón es que la parte de atrás del cuello tiene una forma redondeada para que siente mejor que se consigue con unas vueltas cortas, cosa que al principio me sonaba un poco raro... nunca lo había hecho y me daba la sensación de que no quedaría bien, pero la diseñadora ha estado muy acertada aplicando esta técnica aquí porque mejora un montón el aspecto de la chaqueta.


Como siempre, lo que mas me costó fue elegir los botones. No me decidía entre estos, unos azules y otros rojos. La chaqueta cambiaba mucho con unos u otros, pero al final me quedé con los primeros que había pensado.