viernes, 30 de marzo de 2012

Bunny, bunny

Creo que a estas alturas no queda ninguna duda sobre mi atrevimiento a la hora de probar cosas nuevas, técnicas o materiales, me da igual, el caso es no repetir y no aburrirme porque a fin de cuentas mi objetivo primordial es continuar haciendo cosas que me gusten y me relajen. 

Nunca me gustaron los amigurumis, sí, lo puedo decir bien alto, para luego arrepentirme de haberlo dicho, porque desde hace un tiempo para acá cada vez tenía más ganas de probar a hacerlos y todos me parecían preciosos. 

Al final, este martes, mi maestra particular me adentró en el maravilloso mundo de los amigurumis y éste es el resultado. Al principio no entendí mucho, pero leyendo detenidamente el patrón (lo que estoy avanzando con el inglés últimamente) me di cuenta de que tenía razón: "para el viernes lo tienes hecho", me dijo. 


Parece complicadísimo, verdad? al menos a mí me lo parecía, pero resulta que para este patrón en concreto, que es el único que he probado hasta el momento, se usan cuatro puntos distintos y consigues esta preciosidad. 


Me tiene totalmente enamorada, parezco una niña de cinco años porque desde que lo he acabado me he pasado casi todo el rato con él en la mano. 


Es chiquitín, apenas 12 cm, lo justo para entrar en esa taza de café. 


Al principio iba a hacerlo sin gorro, pero como seguía con ganas de crochetear después de haberlo terminado, me puse a ello y en cinco minutos estaba listo. Lo modifiqué un poco respecto al patrón original porque le añadí una línea azul y los botones... ya sabéis lo que me gustan los botones... 


El hocico va bordado con hilo azul sobre fieltro blanco. El mismo que he puesto para el interior de las orejas. Veis qué cuerpecito tiene? 


Aún tengo que practicar más porque, para mi gusto, los brazos y las piernas no están exactamente como deberían estar. El próximo saldrá mejor. 


Cada una de las piezas se hace independiente y luego se unen cosiéndolas. 


Esa carita... si a mí me gusta tanto, creéis que a un niño también le gustará??? 


Ahora sólo queda buscar entre mis lanas hasta encontrar una gris: lo próximo que voy a hacer es un elefante... y luego lana marrón para hacer una pareja de ositos... y  otra, no sé aún de qué color, para hacer un pulpo... Voy a montar mi propio zoo!!!!!

11 comentarios:

Digna dijo...

Es monísimo. Qué divertido.
Besitos,

DORIS dijo...

Es hermoso, el gorro con el detalle de los botones..me enamoró.
Feliz inicio de los animalitos en crochet.
Los montas para conocer tu zoo. Feliz fin de semana.
Beso

mariarrosa dijo...

Precioso, como imaginaba.

Floreal dijo...

Pero que máquina eres! No hay nada que se te resista!

Maria Cuenca dijo...

es precioso y tan gracioso que deve de ser agradable haacerlo, maria,

Carol dijo...

Jo hacia mucho que no me pasaba por aquí, hija las responsabilidades, y he visto que te has vuelto una experta con las agujas!! Y este animalito es estupendo!! La carita es preciosa y el detalle del sombrero una maravilla. Felicidades y a seguir creando! Feliz fin de semana!!!

Dolores dijo...

Siempre te digo lo mismo, no hay nada que se te resista. Te ha quedado muy chulo.
Besos.

Lola Valdívia

Cristina dijo...

Pero qué conejito más cuco y presumido!! Me encanta!
Un besazo!

Feltia dijo...

Creo que has abierto la caja de Pandora... Con lo bien que se te da esto de la aguja, creo que vas a hacerle un montón de compañeros a este conejo. Me encanta, y su gorro también :)

María Elena dijo...

Hola, no te conocía, y es muy agradable encontrarse con nuevas inspiraciones. Ojalá que el "quilt as you go" sea solución para tu quilt de log cabin.
Abrazos.

misperendengues dijo...

Jaja, a mi me pasó igual con los amigurumis! Pues el flan lo puedes hacer perfectamente con la tableta porque es un ligero toque, no chocolatón ni empachón, ya verás, ya, jeje... Besos